Ascensión al Miravalles

Travesía realizada dentro del calendario de actividades del Club Montañero Benaventano en los Ancares Leoneses, entre el Puerto de los Ancares y Balouta, ascendiendo al Pico Miravalles (1.966 m.)





DATOS TÉCNICOS
DIFICULTAD: MEDIA
DISTANCIA: 10 Km.
DESNIVEL: 
Positivo 400 m. Negativo 950 m.
HORARIOS: 5 h 30 min. (con paradas)
TRACK: Descárgate aquí el track


COMO LLEGAR
Iremos hasta Ponferrada por la A-6, abandonándola en la salida 387 en dirección a los Ancares. En la rotonda tomaremos la salida hacia Vega de Espinaredo por la LE-711.

En Vega de Espinaredo, tomaremos dirección Sésamo por la LE-712, que no abandonaremos hasta llegar al Puerto de Ancares a 1.682 m., donde empieza la ruta.

Recordar que se trata de una travesía que realizamos con un autobús, es necesario que nos vayan a buscar al final de la ruta o la utilización de 2 vehículos.



LA RUTA
Nuestro primer objetivo fue la  segunda  cima  en  altitud   de   los   Ancares,  el  Miravalles.  En  contacto   con  tierras  gallegas,  asturianas  y  leonesas,  está  formada   fundamentalmente  por  los   valles   Burbia,  Ancares  y  Fornela.  Estas  son  montañas  de  suave   relieve  a  las   que  han  dado  forma  los  glaciares  con   circos  y  valles  característicos.  


Iniciamos la ruta en el  Puerto  Viejo  de  Antero  o  de  Ancares (1.682 m.)  siguiendo  el cordal de cumbres que nos lleva directamente al Miravalles, por senda bien marcada.   Pasamos   por  los   Froixos  en   cuya  ladera   se   ve  una  pequeña  laguna. A  continuación  Meisoncia,  tres  cimas   cuarcíticas  a  unos  mil  ochocientos  metros  de  altitud.   Abandonando el cordal en varias ocasiones. Las vistas desde el cordal son muy buenas.



En los primeros metros tenemos una preciosa vista del  Alto de Cuiña (1.992 m.), precipitándose por su circo varias cascadas hacia el valle de Ancares.
Hacia el norte, las nubes nos impedían tener una visión mas amplia, pero si que teníamos visible nuestro destino final, la pequeña localidad de Baoluta.





Siguiendo  la  loma   subimos  al  Miravalles (1.966 m.),  de  bonito  nombre  y  vistas, aunque en esta ocasión las nubes impidieron las segundas.















Debido a la nieve acumulada en cotas altas, tuvimos algún problema para continuar la ruta por donde la teníamos programada, solucionándolo sobre la marcha, en búsqueda de viejas sendas, que con el abandono y el poco uso de las mismas en ocasiones estaban prácticamente perdidas.

Desde la cima volvimos unos metros sobre nuestros pies, buscando un paso entre las escarpadas y fuertes pendientes de nieve de la vertiente norte del Miravalles, perdiendo desnivel para cruzar horizontalmente por laderas de nieve con menos pendiente hacia la  Sierra  del  Mingatón donde aprovechamos para comer.






En esta zona las sendas también están poco marcadas, y los neveros las ocultaban y nos impedían seguirlas. Continuamos buscando los pasos mas sencillos para ir perdiendo el desnivel hacia  el  valle  del  Río  Santadores,  por el que ya por buen camino  llegaremos  al  pueblo  de  Balouta. 












En Baoluta disfrutamos de las  famosas  “pallozas”  o  “casas  de  Teito”  de  origen  celta,  que constituyen   junto  al  hórreo  y  el  palleiro,   el  principal  atractivo  de  la  arquitectura  de  la  Sierra.     






2 comentarios:

  1. Ay! eso de tierras castellanas... duele con sólo leerlo. Serán leonesas ¿no?

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gusta la politica, ni quiero polemicas de ese tipo en este blog, pero si sonaba mal... pero leonesas de la provincia de Leon... los reinos para los reyes

      Eliminar