Peñas del Prado: Hogar del Viento

Este sábado volví de nuevo a las Peñas del Prado, acompañado por Kike. No teníamos claro que vía hacer, llevábamos varias opciones y al final decidimos hacer “HOGAR DEL VIENTO” en su vertiente sureste, para escalar al sol desde primera hora de la mañana, ya que el día estaba fresquito.


Esta vía, que precisamente ayer cumplió 15 años desde su apertura, es una vía de aventura, con pocos seguros fijos, y en la que hay que proteger gran parte de la vía. Fisuras, placas de adherencia, bavaresas, diedros… de todo nos vamos a encontrar, en el que el mejor largo puede ser el segundo, muy completo en cuanto a variedad de escalada.
En todas las reuniones, salvo en la última, ya fuera de la pared, hay algún seguro fijo (spit, clavo, puente roca o parabolt) por lo que es fácil localizarlas.



Podéis ver COMO LLEGAR a esta zona de escalada clásica en otra entrada del blog, de la vía “LA HISTORIA INTERMINABLE”. 

APROXIMACIÓN
La aproximación a la pared sureste de las Peñas del Prado es evidente, ya que la tenemos de frente al apartadero donde hemos dejado el coche. Ascendemos por una senda que sale desde el apartadero hasta la altura de la segunda torreta eléctrica de hormigón, que queda más o menos a la altura de esta vía, y desde aquí, buscando el mejor camino, sin una senda bien marcada y ascendiendo por trazas de senda, evitando los matojos, hacia la pared. Justo de bajo del pie de vía, en la vertical del marcado diedro del segundo largo, hay varias repisas buenas donde cambiarse y preparar el material, aunque no nos encordamos hasta después de hacer la Trepada.


HOGAR DEL VIENTO. MD. 240m. (6a)
La vía la abrieron desde abajo en el 2000, Miguel Pita y Jose Manuel Fernandez. En la actualidad dispone de clavos, spits,  1 parabolt y algún puente de roca con cordinos viejos.
Todas las reuniones tienen al menos un seguro, por lo que no es difícil localizarlas.

Se divide en 5 largos, más una trepada inicial que se puede hacer desencordado sin problemas.



Iniciamos por una Trepada fácil de II (25 m.), hasta una buena repisa/nicho con un spit, donde montamos la R0, reforzándola con un friend.

L1 (V+ 40m.) El largo se inicia por una fisura diagonal hacia la derecha (V+), con buen canto, pero algo sucia por la vegetación. Algún paso largo y llegamos a un spit. Por encima del spit tenemos unos pasos por una placa de adherencia y muro con agujeros (V) hasta que llegamos a un cordino en un puente de roca. Unos metros mas arriba llegamos a la repisa en la base del marcado diedro, donde esta la R1 (1 spit y un clavo)



L2 (6a. 50m.) Este largo no sale por el marcado diedro, sino que hacemos travesía a la derecha por la repisa herbosa, para coger por la vertical un muro de huecos  (V) con buena presa hasta llegar a la parte alta del diedro. Seguimos por el diedro  hasta que se acaba, (hay un spit). Desde el spit con tendencia diagonal a la izquierda (6a) hasta otro spit bajo el techo. Ahora con tendencia a la derecha por la placa, algo sucia, o bajo el techo por la gran fisura para llegar a un clavo antes de los pasos en bavaresa con buen canto (6a). Saliendo de la bavaresa hay otro clavo algo escondido y por encima otro spit. Continuamos con tendencia a la izquierda hasta la base del la canal diedro del tercer largo. Unos metros a la izquierda de esta, hay un fisura horizontal, con un cordino sobre un puente roca, donde montar la R2.



L3 (V. 35 m.) Salimos en travesía hacia la derecha por debajo de la R2 por unos pasos de adherencia (V+) con un clavo en la parte alta, para enseguida meternos en la canal/diedro, que continuamos hasta que se acaba (V) y nos encontramos con un spit, que reforzamos para montar la R3.



L4 (V. 50 m.) Desde la R3 vemos un pequeño y viejo cordino negro, unos 3 metros por encima, subimos hacia él y hacemos travesía a la izquierda por una buena laja (V). De una brazada agarramos buen canto para salir a una zona tumbada donde empieza un marcado canalizo, fácil de escalar, pero difícil de proteger. Una vez que se acaba el canalizo, hay varias opciones. Continuar de frente pegados a un diedro por la izquierda, por el medio por la placa, o lo que en principio parece más fácil de proteger, haciendo travesía a la derecha para escalar la fisura diedro de la derecha. Y salir por terreno fácil, aunque sucio de matojos hasta un parabolt en la base del diedro, R4.




L5 (V+. 35 m.) El último largo se inicia por el diedro, que se protege con friends grandes. Un paso mas tirón para salir de él (V+) y con tendencia a la izquierda para salir por terreno muy fácil (IV) a la cima, donde montamos la R5, en nuestro caso sobre un gran bloque con un cintajo.




DESCENSO
La vía no es rapelable.
Se puede rapelar por alguna vía cercana (Venus o Desgaste Emocional), pero entiendo que es mas recomendable descender andando por la vertiente norte.
Salimos andando por las viras herbosas en dirección al Collado de Prado Bueyes, desde este collado bajamos hacia el este por una empinada canal, peros in dificultades. 


Al final de la canal si nos fijamos veremos jitos para ir saliendo de la canal hacia la derecha. (La canal acaba en un cortado vertical).
Hacemos la travesía a la derecha buscando jitos y el camino más evidente, hay que utilizar las manos en varias ocasiones para destrepar.

En esta ocasión seguimos en travesía hasta el pie de vía de “A VISTA DE PAJARO” bajo una gran laja. Unos metros mas adelante hay una instalación de rapel con varios cintajos. Nosotros destrepamos por ahí, por un destrepe más fino (III) hasta que ya llegamos a terreno fácil y descender hacia las antenas de hormigón donde se encuentra la senda que no lleva de nuevo a la carretera.




1 comentario:

  1. Bonita vía y mejor reportaje. Hoy hemos estado de vuelta por allí, un día espectacular y un gran numero de cordadas en la pared. Las Peñas vuelven a estar de moda je, je.
    Un saludo.

    ResponderEliminar