El Torozo: El Niño y Cada vez que ladras cobras

Durante las vacaciones de escalada del mes de septiembre, y  después del periplo de escalada por el norte, en el Fresnidiello y en el Picu Urriellu, nos tocó huir hacia el sur por la meteorología. Y ni tan mal, un día de viaje lo aprovechamos escalando en Cantalejo y de paso vimos a Miguel, y desde allí nos fuimos al Puerto del Pico a conocer una zona de escalada clásica en granito, El Torozo.



Y vaya sorpresa más agradable que nos llevamos. Una muy buena zona de escalada clásica, vías largas y variadas, de autoprotección, pero con los seguros fijos para disfrutar, parabolts y clavos, con buenos alejes en las placas. Placas de adherencia, fisuras, desplomes, diedros, muros… de todo! Y de todo en las dos vías que conocimos, muy variadas y recomendables, EL NIÑO y CADA VEZ QUE LADRAS COBRAS, vías de cerca de 340 m. de recorrido, con roca de mucha calidad.


No conocíamos nada la zona y solo teníamos unos croquis sacados de internet, pero durante los descensos nos dimos cuenta de la cantidad de vías que había en la zona. Después compramos una guía en el Bar que hay en el Puerto del Pico: Vías de escalada en Roca en la Sierra de Gredos: ALBUJEA Y EL TOROZO de Gabriel Martín y Chema Mancebo, muy recomendable si queréis conocer a fondo la zona.


El Torozo, mayormente, tiene orientación sur aunque alguna de sus paredes tiene orientaciones suroeste, pudiendo escalar a la sombra  las primeras horas del día. También hay que tener en cuenta que la altitud media a la que escalaremos será de 1.800 m.
El acceso a esta zona de escalada es desde el  Puerto del Pico en la provincia de Ávila, siendo la localidad más cercana Cuevas del Valle.



COMO LLEGAR
Desde Ávila por la N-110 desviándonos  a la altura del p.k. 262,5 a la izquierda hacia la N-502, y tras 48 km llegamos al Puerto del Pico (1.391 m.).
En el mimo Puerto del Pico hay un amplio aparcamiento, junto a un Restaurante.






APROXIMACIÓN
Desde el aparcamiento sale un camino que asciende por la parte trasera del restaurante. Este camino esta balizado con marcas de un PR. Continuaremos por este camino-senda hasta el Refugio de la Majada del Tío Manteca, donde abandonaremos la senda principal para continuar por una senda bien marcada a la derecha, que en pocos metros cruzará sobre el Arroyo del Puerto.

Continuaremos por esta senda ladeando y ascendiendo progresivamente hasta que nos lleva  a las primeras paredes, la Albujea, unas placas de adherencia donde encontraremos las primeras vías.
Nuestro destino era el Torozo, para ello seguiremos por una senda jitada, pero hay que ir muy pendiente ya que hay muchas variantes y es fácil perderla, aunque sin perdida. Al poco tendremos la primera e impresionante vista de lo que queremos escalar, las dos vías que os describo discurren por la pared Suroeste del Torozo., por lo que llegar al pie de vía es sencillo,  buscando el mejor camino  con alguna trepadilla.




EL NIÑO, 6a+ (V+/Ao) 340 m.
Se abrió desde abajo en el 2002, pero no por el recorrido actual, los 3 primeros largos de placa hasta que te juntas con la canal, están equipados desde arriba, discurren por unas placas bien protegidas con parabolts, aunque con distanciados alegres. El resto de la vía está más limpio de seguros fijos, con algún parabolt, algún clavo y algún puente de roca, y discurre por fisuras y diedros y tramos de placa más fáciles.
La vía se reparte en 9 o 10 largos, ya que los 2 últimos se pueden empalmar a tope de cuerda. Todas las reuniones están equipadas con parabolts, aunque no son uniformes, dos parabolts, un parabolt y un spit, parabolts con anillas, parabolts con cancamos.



El pie de vía se sitúa en la base de la canal. Los 3 primeros largos discurren por la parte izquierda de la canal.

L1 6a+, 30 m. Comienza con un muro  para superar un pequeño techo, con una fisura vertical fina, bien protegido con parabolts.  Y continuamos con unas placas tumbadas con tendencia a la derecha. Para llegar a la R tenemos otro muro más vertical de adherencia. Largo protegido con  6 parabolts.



L2 V, 30 m.  Placa de adherencia tumbada, protegida  con 4 parabolts con algún distanciado.





L3 V+, 30 m. .  Placa de adherencia tumbada, protegida  con  3 parabolts, con alegría. Cuando llegamos a la altura de un diedro a nuestra derecha, hay que cambiarse a la derecha en un paso de confianza,  por debajo del parabolt es  algo más fácil, continuamos por la placa hasta la reunión.



L4 IV+, 40 m. Largo completamente limpio. Fácil de escalar, no tanto de proteger, vamos cruzando hacia la derecha.



A partir de aquí la vía va tomando verticalidad y el tipo de escalada es completamente diferente, mucha autoprotección, fisuras, diedros y algún techito.

L5 V-, 30 m. Largo limpio, que discurre al principio por unan fisura muy marcada, para acabar por una fisura ciega/canalizo, para salir a una repisa.


  
L6 V+, 30 m. Buen largo de autoprotección, con un diedro que acaba en un techito protegido con un clavo, con un pasete tirón y aéreo, saliendo hacia la derecha, muy bonito.  El largo continúa por una fisura con buen canto y fácil de proteger.




L7 6a, 45 m. Largo con alegría, comienza con una fisura vertical, más o menos fácil, a la altura del único parabolt que protege el largo hay que cambiarse a la izquierda. Salimos a un muro con 2 fisuras paralelas verticales, que se protegen bien, pero es muy vertical y tirón hasta llegar a la R.




Nosotros en el siguiente largo dudamos bastante, el croquis no lo veíamos claro y al principio salimos mal y tras rectificar, y superar el techo, creo que nos fuimos demasiado hacia la derecha para llegar a la R de Cada vez que Ladras cobras.

L8 6a+, 50 m. Según salimos de la R tenemos un cordino en un Puente de roca, y un techo sobre nosotros protegido con un clavo. Aquí dudamos mucho, si salir hacia la derecha, que parecía más sencillo, y  además nos atraía mucho un parabolt que veíamos muy  a la derecha (pero es de la vía Cada vez que Ladras cobras) con un paso de placa muy expuesto para llegar a él. Destrepamos y volvimos al clavo. La vía sale hacia la izquierda del clavo, para montarte con un paso muy tirón y aéreo en unas grandes fisuras paralelas, una vez incorporado es más sencillo.  Entre 2 amplias fisuras paralelas, si n seguros, fui progresando, sin tener muy claro si iba bien, por el terreno más sencillo, acabando por unas viras hacia la derecha hasta  a una reunión de parabolts con cáncamos.

Por aqui no es....


L9 V+, 55 m. Desde la reunión de cáncamos, salimos en un largo a la cima. En la vertical hay una fisura bastante cabrona  y sucia que se puede evitar por la izquierda, mucho más fácil. Llegamos a un tramo de placa sencillo, pero de bailarlo de izquierda a derecha (3 parabolts). Pasamos un R intermedia y llegamos a una zona de techos, fácil de escalar y proteger, muy aéreo y disfrutón. Un cordino sobre unos bloques nos protege el último paso antes de llegar a la R.





DESCENSO
En la R recogemos las cuerdas y salimos hacia la cima del Torozo (El Risco), por unas repisas hacia la izquierda, nos asomamos hacia la canal que  nos separa del Alto de los Monteses o Torozo Norte, allí veremos una instalación de rápel. Hacemos un rápel de unos 25 m.



He leído que se puede destrepar, pero sin conocerlo no nos atrevimos, ya que es bastante aéreo.
Desde aquí hay sendas  y jitos que nos llevan hacia la canal entre el Torozo y la Albujea. Descendemos toda esta canal, pegándonos hacia nuestra derecha y viendo las impresionantes vías de la Albujea, con espectaculares techos de artificial o 8a+. Una vez en la parte baja de la canal, la senda discurre pegada  a la base de pared de la Albujea y nos lleva sin perdida al camino de la aproximación.




CADA VEZ QUE LADRAS COBRAS, 6a  320 m.
Se abrió desde abajo en el  1995, y se ha convertido en una de las clásicas de la pared sur del Torozo. Una muy buena vía con buena roca, variada en cuanto a los tipos de escalada, con diedros, placas, fisuras, techos. Un recorrido bastante vertical y con pasos aéreos.
La vía se reparte en 8 o 9 largos, ya que los 2 últimos se pueden empalmar a tope de cuerda. Todas las reuniones están equipadas con parabolts con cáncamo aunque alguna necesita reforzarse.


El pie de vía se sitúa en la base del espolón, a la derecha de la canal, sobre un gran bloque. Los 3 primeros largos discurren el espolón.


L1 V, 40 m. Comienza con un muro  fisurado tumbado, escalada sencilla por el espolón. El largo está protegido con 2 parabolts, y se protege bien en las fisuras. Con tendencia a la izquierda, en el filo del espolón, llegamos a un nicho donde está la R1.



L2 V, 30 m.  Placa de adherencia tumbada, protegida  con 3 parabolts. La escalada es sencilla, lo que la dificulta es la suciedad del largo, bastante tapado con musgo, prácticamente solo quedan limpias las repisillas que vamos utilizando para progresar. Llegamos a una gran terraza.



L3 V+, 35 m. Salimos a la izquierda a una placa de adherencia bastante más pindia que la del largo anterior, protegida  con  3 parabolts, con mucha alegría. A mí me resulto bastante más difícil que el L2, aunque en algunos croquis le dan el mismo grado. Placa de adherencia de bailarla de lado a lado y con pasos muy psicológicos con el parabolt muy lejos. La R está en un nicho.


L4 V, 30 m. Salimos hacia la izquierda para superar un fácil techo, Continuamos por una placa sencilla protegida con 3 parabolts hasta una vira.



L5 6a, 45 m. Salimos de frente por un muro vertical fisurado, desde abajo se ve bien donde nos vamos a encontrar el paso más duro, en una zona de roca más clara. Una fisura vertical protegida con un parabolt y un clavo. Canto decente, pero un paso de apretar. Llegamos a una especie de canal fisurada, escalamos por por terreno más cómodo, con tendencia a la izquierda llegamos a unas repisas donde está la R, un solo parabolt con cáncamo que reforzamos.





L6 V 30 m. Largo limpio de seguros, salimos de frente por un diedro fácil., escalando en X con tendencia a la derecha, superamos una fisura en bavaresa y llegamos a una fisura vertical, con muy buen canto que en seguida con lleva a la R.



L7 6a, 50 m. Es el largo clave de la vía, muy bonito y muy variado, pero difícil y apretón. Comienza por un diedro fisura, a nuestra izquierda, para superar un techito por la izquierda. Una vez superado el techito tenemos una fina y aérea  travesía horizontal a la izquierda, para llegar al siguiente diedro.


  
Continuamos por la fisura diedro en hasta un clavo antes del siguiente techo. Todos estos metros de largo son en autoprotección.
El siguiente techo lo vamos superando hacia la izquierda, y aunque lo protegen 2 parabolts, no es nada sencillo. Presa pequeña, muy vertical y un paso de confianza para incorporarse a la derecha por encima del desplome, con los pies en adherencia. Una vez superado esto con tendencia a la izquierda ya por terreno fácil, escalamos entre fisuras y repisas para llegar a la R, en una repisa amplia.



L9 V+, 60 m. Aquí empalmamos los 2 últimos largos y salimos en una tirada a la cima. En la vertical hay una fisura bastante cabrona y sucia que se puede evitar por la izquierda, mucho más fácil. Llegamos a un tramo de placa sencillo, pero de bailarlo de izquierda a derecha (3 parabolts). Pasamos un R intermedia y llegamos a una zona de techos, fácil de escalar y proteger, muy aéreo y disfrutón. Un cordino sobre unos bloques nos protege el último paso antes de llegar a la R.





DESCENSO
En la R recogemos las cuerdas y salimos hacia la cima del Torozo (El Risco), por unas repisas hacia la izquierda, nos asomamos hacia la canal que  nos separa del Alto de los Monteses o Torozo Norte, allí veremos una instalación de rápel. Hacemos un rápel de unos 25 m.
He leído que se puede destrepar, pero sin conocerlo no nos atrevimos, ya que es bastante aéreo.
Desde aquí hay sendas  y jitos que nos llevan hacia la canal entre el Torozo y la Albujea. Descendemos toda esta canal, pegándonos hacia nuestra derecha y viendo las impresionantes vías de la Albujea, con espectaculares techos de artificial o 8a+. Una vez en la parte baja de la canal, la senda discurre pegada  a la base de pared de la Albujea y nos lleva sin perdida al camino de la aproximación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario