Travesía Vegacervera - Faedo de Ciñera

Travesía realizada dentro del calendario de actividades del Club Montañero Benaventano en la Montaña de León, entre la localidad de Vegacervera y la de Ciñera, pasando por el conocido Faedo de Ciñera.


Se trata de una travesía en la que en un día despejado, podremos disfrutar de bonitos y variados paisajes, Robledal, pastos de altura y un precioso hayedo, grandes roquedos cuarciticos y un pequeño desfiladero de caliza.


En esta ocasión no fue así ya que la meteorología, aunque nos respetó mucho, ya que estaba anunciada lluvia durante todo el día, no nos dejó disfrutar al 100 % de la misma. Durante el primer tramo de la ruta lo hicimos metidos en una cerrada y húmeda niebla. Aun así se puede decir que tuvimos mucha suerte ya que no nos cayó ni una gota, solo niebla meona, que nos empapó en este primer tramo principalmente por la humedad del ambiente y de la vegetación. Respetándonos en la parada que hicimos para reponer fuerzas y llegando a salir el sol durante el descenso hacia Ciñera.


COMO LLEGAR
Desde León por la LE-311 hasta la localidad de Robles de la Valcueva, pasamos una rotonda y continuamos recto, pasamos Matallana de Torío y llegamos a Vegacervera desde donde iniciamos  la ruta.


DATOS TÉCNICOS
DIFICULTAD: MEDIA
DISTANCIA: 14 Km.

DESNIVEL: 
Positivo 600 m. Negativo 550 m.
HORARIOS: 5 h. (con paradas)
TRACK: Descárgate aquí el  TRACK



Recordar que se trata de una travesía que realizamos con un autobús, es necesario que nos vayan a buscar al final de la ruta o la utilización de 2 vehículos.

LA RUTA

Iniciamos la ruta en Vegacervera por una calle asfaltada en el limite oeste de la localidad. Caminamos hacia una franja rocosa de caliza (Sierro La Rasina), donde se encuentra la entrada de la Cueva del Burro. Sobrepasamos esta franja y giramos a la izquierda por un camino que discurre paralelo a la franja de roca.




Este camino se adentra en un robledal, transformándose en una estrecha senda, muy tupida por la vegetación. Vamos ganando altura progresivamente y tras varios zigs zags llegamos a un primer cruce de caminos, giramos hacia la derecha.

Al poco llegamos a una zona abierta con otro cruce de caminos, nosotros seguiremos ganando altura, entre robles y monte bajo. Llegamos a una collada con un gran jito entre Peñas Blancas y Peña Moneca y continuamos las sendas que nos van bajando hacia el Valle del Arroyo Gocillo. Arroyo que posteriormente forma el Barranco del 40 Aniversario y que se adentra en la Cueva de Valporquero, formando esta espectacular cavidad que se puede descender en espelobarranquismo.




En esta zona en un día despejado veremos la localidad de Valporquero y intuiremos la entrada de la Cueva de Valporquero.

Continuamos por las grandes praderas de este valle, pegados al Arroyo Gocillo, entre sendas no muy marcadas. Cuando el valle se bifurca, nos desviaremos a la izquierda hacia el barranco de Lagos. Ascendemos por el vallecillo que forma este Arroyo, siguiendo unas flechas amarillas hasta que llegamos a otra gran pradera, el Prao Las Quintas.



En esta ocasión todo este tramo lo hicimos metidos en una cerrada y húmeda niebla, que no nos permitió disfrutar de los paisajes, y que incluso hacía difícil el orientarse entre estos grande prados, sin referencias y  siguiendo el GPS para seguir el camino.

Cruzamos este prado en dirección Suroeste, hasta encontrarnos con una vallado de alambre que cruzamos y desde el que iniciamos un pendiente descenso entre trazas de senda hasta el fondo del valle que forma el Arroyo de Ciñera o de Villar.


Cruzaremos el cauce del Arroyo en 2 ocasiones y tomamos un camino que desciende por este valle entre grandes peñas cuarciticas hasta la localidad de Villar del Puerto.




Aquí tenemos un pequeño tramo de carretera cruzando la localidad de Villar del Puerto, hacia el sur. Abandonaremos la carretera al final del pueblo, por una pista hormigonada que baja hacia el cementerio de esta pequeña localidad y donde comienza una senda bien marcada, que sin perdida, al principio por la parte alta del valle, ladeando hasta que se precipita hacia la foz de Villar por una senda rocosa muy resbaladiza.






Llegamos al fondo del valle y nos adentramos en la pequeña Foz de Villar por una pasarela de madera entre grandes paredes de caliza. Al salir de la Foz y cruzar un puente de madera, nos adentramos en el precioso Faedo de Ciñera, que recorreremos por una pasarela de madera, me imagino que puesta en su día para hacer accesible este Hayedo a personas con discapacidad dese la localidad de Ciñera.










Seguimos camino abajo cruzando otro estrecho rocoso por encima de otra pasarela.
Y tras cruzar otro puente, construido de forma similar a un túnel de una mina, cogemos la pista, que primeramente nos ofrece un paisaje desolador, con los restos de la  gran mina a cielo abierto de Ciñera, actualmente abandonada. Un feo ejemplo de la mano humana en el paisaje, que dudo que algún día se restaure.



Tomamos el camino de la derecha en dirección a Ciñera.
Pasaremos por una bocamina reutilizada como pequeña capilla minera, con retos de vagonetas en el exterior, y ya por el camino llegamos a la localidad minera de Ciñera .





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada