Splitboard: Cellón

Ahora sí… nunca es tarde si la nevada es buena!
Por fin ha caído la nevada que no había caído en todo el invierno… y parece que continúa… Y aunque ya es un poco tarde, nos va a permitir disfrutar de ella durante una temporadilla.

La semana pasada, después de ver que los pronósticos se habían cumplido, le pedí un día libre a mi madre (y jefa), a la que estoy muy agradecido, ya que no se lo pensó…”vale tio!” fue su respuesta jejeje…. Y gracias a ella pude disfrutar de un día espectacular y una nieve, sobretodo a primera hora, perfecta!.


Tenía muchas opciones, pero al ir solo prefería ir a alguna zona no muy apartada y que conociera algo el terreno, así que me decanté por el Pico Cellón (2.029 m.). Además hace justamente un año me había quedado esta cima en el tintero por culpa de la niebla, realizando por la zona otras buenos descensos en la vertiente oeste del Pico de Pájara (2.003 m.)

Pico de Pájara
Esta vez si que pude disfrutar de las laderas Sur del Cellón con 2 descensos muy buenos de 350-400 m. de desnivel, y el último de ellos bajando  por la pista hasta la misma carretera con un total de desnivel desde el Cellón de 700 m.

Ladera sur del Cellón

COMO LLEGAR
Desde León por la N-630 en dirección al Puerto de pajares, pasamos La Robla, La  Pola de Gordón, Villamanín, Busdongo, ya la altura del P.k. 88,5, entraremos en la pequeña localidad de  Arbás del Puerto, con la bonita Colegiata de Santa María de Arbás a la entrada del pueblo a la derecha, desde donde empezamos la ascensión.


LA RUTA



Comencé la ascensión desde la misma N-630, en la localidad de Arbás del Puerto a 1.360 m., junto a la Colegiata de Santa María de Arbás, con una buena nevada desde la misma carretera.




Al principio por una pista que se adentra en el Valle que forma el Arroyo de los Pozos, con pendientes suaves, mientras se pasa al lado de varias construcciones mineras abandonadas. Tras pasar la última de estas construcciones, el camino gana pendiente progresivamente, continuamos por él hasta la única bifurcación que tiene, a una altura de 1.600 m.

Para ascender al Cellón se puede continuar por el fondo del valle, que será lo que haga tras el primer descenso, pero ví que las huellas que había de un esquiador que iba por delante de mi se iban por la izquierda así que decido seguirlas.



Esta pista te sube hasta el cordal de la Sierra Candanosa, que va desde el Puerto de Pajares al Cellón. Al llegar al cordal las vistas se abren espectacularmente hacia el oeste de la Cordillera Cantábrica con la estación de esquí de Valgrande Pajares en primer termino y el espectacular Macizo de Ubiña y los Fontanes en el horizonte y los valles que se precipitan hacia la vertiente Asturiana, con una perdida de desnivel que impresiona y el mar Cantábrico hacia el norte.



Continuo por este cordal, que llevaría hasta la cima del Cellón, pero decido tirarme por una de sus cargadísimas palas de nieve, desde una antecima a 1.999 m. Este descenso me baja hasta unos metros por debajo de la Majada de los Pozos, casi al mismo cruce de caminos donde abandoné la pista principal.



Desde aquí vuelvo a ascender por el fondo del valle, superando una represa por la derecha, y buscando el mejor camino para llegar a la Collada Este del pico Cellón (1.974 m.) donde también se abren espectacularmente las vistas  y desde aquí a la cima.




Las vistas desde el Cellón con toda la Cordillera Cantábrica nevada… muy buenas.



Hay varias opciones para descender, una es por el mismo camino del ascenso. Pero mientras ascendía no se me quitaba de la vista la pala que sale directamente de la cima y baja hasta la Majada de los Pozos, y aunque desde la cima no es evidente ya que por el fuerte desnivel no se aprecia el lugar exacto, decido tirarme un poco a ciegas por la pala que tengo a los pies, sé que no hay peligro, y aunque me toca hacer travesía hacia a mi derecha para evitar los matojos, acierto plenamente. Un palón de nieve sin tocar que hace que se me suba la adrenalina por las nubes.



Tras el subidón llego al cruce de caminos, con las piernas bastante tocadas, pero con ganas de otro descenso, pero las pieles de foca ya no me pegan en las tablas y decido bajar por la pista hasta la carretera. Esta pista tiene un tramo donde el desnivel se pierde por completo. Teniendo, en mi caso, que quitarme las tablas  y andar a la altura de la nave minera mas grande y tras este tramo andando llego deslizando hasta la misma carretera. Aun así he disfrutado como un enano del día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario