Puente Quintos: Escalada Artificial

En Puente Quintos, a parte de la escalada deportiva y escalada de autoprotección, con las nuevas vías equipadas por la AMZ, también se puede practicar escalada artificial, con vías que se abrieron hace más de 30 años por los escaladores Benaventanos de la época, Jose Luis Fernández (Chuti), Alfonso Martínez, Ambrosio Izquierdo (Tito), Bernardo Martínez y Adolfo Rodríguez, entre otros.





Puente Quintos, antes de la actual zona de escalada deportiva, fue una zona de escalada de aventura con la apertura de todas las fisuras y diedros, varios de sus techos y alguna placa y posteriormente campo de entrenamiento para la escalada clásica y artificialDe hecho mi primera vía metiendo cacharros la escalé aquí.
Con las recientes limpiezas de las vías, han aparecido varios clavos, algunos muy artesanales y algún fisurero de la época.





Respecto a la escalada artificial, destacan 2 vías abiertas a finales de los 70 y principios de los años 80, “La de los buriles” y “El techo”, (las he llamado así por que es la forma más fácil de identificarlas)


Esta ha sido mi primer contacto con la escalada artificial, aprovechando la Reunión de escaladores de Puente Quintos, y gracias a la insistencia de Kike Sandín, en que practicara artificial para meternos en otros berenjenales. 

Así que primero probé con “La de los buriles”, una vía con muchos pasos sobre los estribos en viejos buriles y 3 o 4 pasos de uña, en la que disfruté bastante y que me sirvió de motivación para al día siguiente asegurar a Kike en “El techo”, un desplome casi horizontal de unos 3-4 metros del que se sale por una fina fisura.


LA DE LOS BURILES (A1+)
La vía de los Buriles tengo entendido que la abrieron entre Jose Luis Fernandez y Alfonso Martinez entorno a los años 78-80, durante varios días de trabajo, aprovechando los pequeños agujeros que tenía la pared y burilando con paciencia hasta conseguir meter los tornillos en la roca. Consultado a Jose, hay tonillos que no tendrán más de 3 mm dentro de la roca… pero ahí siguen y el peso de un escalador de momento lo aguantan, una caída ya no lo sé…

La vía discurre por una placa vertical de cuarzo, en la que actualmente hay dos buenas vías de escalada deportiva “Los recios de Quintos (7a)” y “Momentos Indignos (6c)”. 
El grado puede ser A1+.


Se divide en 3 secciones, un primer tramo de 6 buriles, uno de ellos con "chapa" y el resto solo el tornillo, hasta una fisura horizontal. Sin protección fiable 100%, ya que los seguros son las cabezas de los tornillos lazadas con el cable de un fisurero, que dudo que aguantaran un caída. En la fisura se puede proteger bien con friends y fisureros… y si quieres quitar el factor psicológico puedes chapar el parabolt que hay por encima de la fisura (de la vía Momentos Indignos).


La travesía se hace con 2-3 pasos de uñas, hasta colocarte en la vertical de otra línea de 6 buriles, los cuatro primeros solo el tornillo y los 2 siguientes con “chapa”. En este tramo vamos por el mismo sitio que discurre la vía “Los recios de Quintos” por lo que es posible chaparse a alguno de los parabolts.




A la altura del último buril, se protege muy bien con un fisurero pequeño y unos centímetros mas arriba con un friend. Se sigue progresando sobre estos seguros y con un último paso de uña llegamos a la R, el descuelgue de las vías de deportiva.


Al ser mi primera vía de artificial y para bajar el factor psicológico y el riesgo de caída me chape en 2 parabolts, y hizo que por lo menos la cabeza fuera mas liberada.

EL TECHO (A1+/A2)
El Techo  tengo entendido que el primero que lo escaló, saliendo por arriba, fué Ambrosio Izquierdo (Tito), junto con Jose Luis Fernández y/o Alfonso Martínez en los años 79-80, con clavos artesanales elaborados por Jose Luis Fernández.
Anteriormente debió tener otros intentos por parte de Bernardo Martinez acompañado por Adolfo Rodriguez y otros escaladores Benaventanos, "Chema Marcos".

Esta vía tenia muchas ganas de hacerla Kike, así que le acompañé, escalándola el de primero y yo de segundo.



El grado puede ser A1+/A2. 

Actualmente tiene en total 5 “clavos”: son todos clavos artesanales elaborados por Jose Luis Fernandez. Algunos laminas de hierro finas, algunas dobladas y casi fuera. Otro es un tetracero con un apunta soldada a modo de ojal. Varios de ellos tienen un cordino de más de 20 años, corroído e inutilizable, lazado en el fino agujero, que reponiéndolo se podrían utilizar, pero que actualmente impide meter otro cordino nuevo, y no llevábamos navaja para quitarlos y reponerlos.



La vía se encuentra en la zona mas estrecha de los afloramientos rocosos en el margen izquierdo del rio. En la época de su apertura, al no estar el río Esla embalsado, se accedía andando por la orilla del río. Actualmente la única forma de bajar al pie de vía es rapelando o destrepando por terreno muy sucio o accediendo en piragua, ya que el pie de vía queda un par de metros sobre el nivel del agua.  El techo es muy fácil de identificar.






La vía comienza por un diedro/fisura que se puede escalar en libre (con pies de gato, en zapatillas se complica) hasta una repisa justo debajo del techo, donde hay un primer clavo, bueno o al menos decente para asegurarse. 





Comienza aquí una travesía horizontal siguiendo la fisura. En esta fisura hay otro viejo clavo, que lo pasamos de largo ya que no daba mucha confianza, protegiendo con 2 friends, uno en la fisura horizontal y otro en la fisura vertical ya en el comienzo del techo.




Nos metemos ya de lleno en el techo que también tiene 2 clavos en la fina fisura que lo parte, el primero es un tetracero con una punta soldada, lo utilizamos para progresar y proteger, el siguiente tampoco lo utilizamos aunque no tiene mala pinta, se puede colocar un fisurero pequeño a la altura de este segundo clavo que queda muy bien.




Ya fuera del techo hay una fina fisura que tiene un clavo, bueno una chapa fina, muy fuera y doblada, la utilizamos para progresar con un cordino lazado, para proteger entra un buen fisurero unos centímetros por encima, y así salimos a la repisa por terreno fácil aunque sucio hacia la derecha. Hay un vieja instalación artesanal donde se puede montar la R para asegurar al segundo. 





Quiero agradecer a Adolfo, a Chuti, a Bernardo, a Alfonso y a Tito, por toda la información y fotos que me han facilitado y reconocer su labor de pioneros de la escalada en nuestra comarca, tanto en Arrabalde como en Puente Quintos... reconocimiento que esta plasmado, a mi modo ver de forma muy acertada por parte de la AMZ, en una de las nuevas vías de Puente Quintos, "Los Recios de Quintos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario