Picu Urriellu: Martínez-Samoano

Después de haber hecho este verano la Pidal Cainejo al Picu Urriellu, me había quedado una espinita clavada al ver el muro central de la pared este, quedándome con ganas de escalarlo. Había oído hablar de varias de las vías que la surcan con un grado similar, algunas mas expuestas que otras, Amistad con el Diablo, Martinez Samoano, Espejismo de Verano… pero me habían recomendado la Martinez Samoano, al ser la línea mas evidente y con mayor posibilidad de autoproteción de este muro compacto de mas de 300 m. de roca caliza, buscando las fisuras y diedros y navegando por esta gran pared.

Así que en el mes de septiembre e iniciando las vacaciones de montaña, nos fuimos para allá de nuevo con mi amigo Luis Canseco, mi inseparable compañero de cordada de este verano. Y aunque esta vez no la disfrutó tanto como lo hizo en la Norte, por un problema de salud que le hizo estar algo flojo de fuerzas, se portó como un jabato, superando con sufrimiento todos los largos de esta vía y descendiendo con valentía, pese a que no se encontraba nada bien.
Además también estaban por allí Kike Sandín y Miguel Ferreras, en una vía paralela de la misma pared, Espejismo de Verano. Coincidiendo en los últimos largos y pasando un buen rato entre amigos.


El COMO LLEGAR y la APROXIMACIÓN, lo podéis ver en otra entrada de este blog.

Nosotros lo hicimos igual que cuando hicimos la norte, nos desplazamos un viernes desde Benavente, para subir a dormir al Refugio, metidos en la niebla meona. 


Y al día siguiente tras un buen madrugón, para intentar ser los primeros en la vía, y con una mañana fresca pero un día espectacular, nos plantamos a pie de vía a eso de las 8:00, siendo la única cordada que tenia intención de meterse en esa vía. Allí nos encontramos con Kike y Miguel que habían madrugado aún más y subido directamente desde el Collado Pandebano.
  

MARTINEZ SAMOANO MDinf V+ (310 m.)
Se trata de la primera vía que se abrió en el compacto muro de placas de la pared este, allá por el año 1974 por la cordada Tomás Martinez y Juan L. Samoano. Recorre esta pared, buscando las fisuras y diedros que permiten asegurar en autoprotección.

Tiene un recorrido aproximado de 310 m. repartidos en 8 largos hasta el agujero de la Cepeda, donde confluyen la mayor parte de las vías de la pared Este, teniendo en común los 2 últimos largos de “La Cepeda”.

A lo largo de la vía encontramos varios seguros fijos, viejos buriles, spits, clavos, puentes de roca con cordinos y parabolts. Y en todas las reuniones hay algún seguro fijo que hay que reforzar, pero que hace que se identifiquen sin problema. 



L1 (III+) 30 m. La vía empieza por un muro tumbado de canalizos profundos, a la derecha de un techo, con tendencia a la izquierda para llegar a la R1 (2 parabolts) en una especie de punta.. La reunión,es común con la vía amistad con el diablo



L2 (IV) 30 m. salimos de la reunión hacia la derecha en dirección a un buril que vemos desde la reunión, en una placa. Pasaremos por un segundo buril. Unos metros mas arriba es la R2 (dos buriles), que reforzamos con nuestro material.



L3 (V-) 30 m. Salimos a la derecha por una fisura hasta a una repisa con bloques sueltos. Continuamos por un diedro en autoprotección, con un clavo al final del mismo. Del diedro salimos hacia la izquierda para llegar a una repisa donde esta la R3 (2 clavos lazados con un cordino)




L4 (V+/6a) 40 m. Para mi el largo más difícil de la vía, mantenido en el V+ y puede ser que con algún paso de 6a. Salimos en travesía descendente con buenos pies en busqueda de un clavo. Para llegar a el ya hay que meterse en la placa. Un pasito y llegamos a la fisura en bavaresa que tiene otro clavo. Desde la parte alta de la fisura en travesía a la derecha salimos a una placa con presas buenas de agujeros, pero muy vertical y mantenida (V+). Superamos esta muro protegido con 3 parabolts, desde el último hasta llegar a una buena laja, todavía nos queda un pasito fino en adherencia (V+/6a) y con cierto aleje. Continuamos por la laja y llegamos a otro parabolt, donde hacemos una travesía a la izquierda (también fina de pies, V+) y llegar a la marcada fisura diedro.

Esta fisura/diedro esta limpia y es bastante ancha, con algún paso mas difícil (V+), llegamos hasta el gran nicho donde esta la R4 (un spit y una cuerda en un buen puente de roca).



L5 (V+) 45 m. Es una travesía ascendente hacia la izquierda. La travesía es aérea, y hay que buscar los mas evidente. Desde el nicho salimos con tendencia descendente, hay un clavo y un parabolt de la vía amistad con el diablo que nos viene muy bien. Desde el parabolt hay un pasito mas difícil para llegar a un cordino en un puente de roca. Desde aquí es donde mas intuición hay que tener para no embarcarse, ya que no hay mas seguros. Es un muro con buena presa de agujeros, donde no es fácil proteger, pero algún agujero hay. Llegamos a una fisura diagonal a la izquierda que seguimos por terreno fácil para llegar a la base de un marcado diedro, donde está la R5 (un clavo).





L6: (IV) 25m. Subimos por el diedro en autoprotección, justo bajo los techos hay un puente de roca y un clavo muy metido en una cavidad que es difícil de ver. Salimos en travesía a la derecha, buscando la fisura del techo para protegerla. Después de las lluvias esta zona tenia varias chorreras con las presas húmedas. Continuamos en travesía descendente para llegar a la R6 (2 spits) común con vía “amistad con el diablo”




Se puede continuar por la terraza de la derecha y remontar  un murito fácil de III+ para montar la R en un puente de roca un poco mas a la derecha, en la vía de “La Cepeda”. O montarla en los spits teniendo que escalar unos metros en ensamble del siguiente largo que sale de unos 70 m.

L7: (IV) 70 m. Salimos por la por la terraza de la derecha y remontamos  un murito fácil de III+, para enlazar con la vía "Cepeda". Al principio por placa y luego en diedro, vamos remontando metros en autoprotección y un par de clavos en el diedro casi chimenea. Nos salimos a la izquierda y remontamos el fácil muro de canalizos con tendencia a la derecha, donde encontramos la R7 (3 clavos)



L8 (V+) 20 m. Es el largo del famoso rompetobillos de “La Cepeda”, un pequeño desplome y un diedro con las presas lavadas donde los imprescindible es colocar bien los pies. Un pequeño puente roca con un cordino, un fisurero que ha pasado a ser parte de los seguros fijos, un spit, cubren estos pasos. Y ya fuera de la zona difícil un clavo. Continuamos y salimos a nuestra izquierda por el agujero que nos lleva al anfiteatro sur, La R8 está del otro lado del agujero (2 parabolts).


Desde aquí se puede seguir escalando hasta la cima este en otro dos largos, yo nunca lo he hecho.
O salir andando por el anfiteatro y hacer la trepada de la vertiente sur para llegar a la cima.


Allí disfrutamos en solitario de nuevo de las vistas y de la satisfacción de haber escalado una muy buena vía.


 



DESCENSO
El descenso se realiza por la vertiente sur. Salimos andando de la cima principal hacia la cima Este por la arista, siguiendo unos hitos. Cuando ya vemos la vertiente sur, hay varias canales destrepables. Cogemos la segunda, a la altura de un hito grande. El destrepe es fácil pero hay que tener mucho cuidado de no tirar piedras para abajo. Destrepamos hasta que se abren unas llambrias a nuestra izquierda que cruzamos en travesía. En un plancha de caliza esta la instalación de los rápeles.



Se rapela en 3 rápeles, por las instalaciones de las reuniones de la Sur Directa de los Martinez (hay 2 líneas de rápeles paralelas)

1º rapel: 35 m. desde la R5 a R4
2º rapel: 55 m. desde la R4 a R2
3º rápel: 55 m. desde la R2 al suelo




1 comentario:

  1. Enhorabuena muchachos ,teneis mucho mérito en hacer realidad la ilusión de un jubilado y al mimo tiempo disfrutar como jabatos..........muchas gracias ......seguir disfrutando

    ResponderEliminar