Travesía de Brañagallones

Travesía realizada dentro del calendario de actividades del Club Montañero Benaventano entre el Sestil del Páramo, en el Puerto de Señales (León) y Bezanes (Asturias) pasando por la Majada de la Vega de Brañagallones.


Ayer realizamos esta bonita travesía,  con un día despejado y temperatura agradable, disfrutamos de los precisos paisajes, hayedos, lagunas y viendo parte de la fauna que habita en estos parajes, (pudimos ver 3 corzos, y varios buitres). Una larga travesía, sin dificultades técnicas, por sendas y pistas.


COMO LLEGAR
Desde Boñar por la LE-331,  desviándonos en Puebla de Lillo a la derecha por la  LE-333, en dirección al Puerto de Señales. A la altura del P.k. 9, junto a unas construcciones ganaderas (Sestil del Páramo) hay un apartadero, punto de inicio de la ruta



Recordar que se trata de una travesía que realizamos con un autobús, es necesario que nos vayan a buscar al final de la ruta o la utilización de 2 vehículos.


DATOS TÉCNICOS
DIFICULTAD: ALTA
DISTANCIA: 22 Km aprox.
DESNIVEL: 
Positivo 800 m. Negativo 1500 m.
HORARIOS: 7 h. (con paradas)
TRACK: Descárgate aquí el track

  
Comenzamos muy cerca del puerto de Señales, a la altura del Sestil del Páramo (1.470 m.), por una estrecha senda bastante cerrada por las grandes urzes. La senda esta marcada, pero es difícil avanzar entre ramas de urzes y pinos.




Según vamos ganando altura se va abriendo, pasando ya a una vegetación de monte bajo, prados y repoblaciones. La mejor referencia que tenemos es una caseta de incendios en un alto, aunque no llegaremos a ella, sino que cruzaremos por la collada (1.666 m.). En este punto el paisaje se abre, con la Peña de San Justo (1.955 m.) a nuestra izquierda, el Pico de las Cuerdas (1.814 m.) a nuestra derecha y en el horizonte el Toneo y el Pico Agujas de la E.I. de San Isidro. A nuestra espalda dejamos el Pico del Lago y Los Mampodres. 

Continuamos por la ladera del Valle del Pinzón, con el hayedo en plena floración, con unos tonos verdes que destacan especialmente. Tras pasar la loma de las Cuerdas bajamos para pasar al lado de dos pequeñas lagunas.





Continuamos ladeando por trazas de senda, hasta llegar a la altura del Pico el Páramo (1.901 m.), para ascender por un claro entre los brezos y ganar altura progresivamente hasta el cordal (1.855 m.). Después de algunos repechos  fuertes y sendas poco marcadas alcanzaremos el cordal, espectacular mirador desde el que pudimos contemplar gran parte de la Cordillera Cantábrica, Pico Torres, Los Mampodres, la Peña Ten e incluso parte de los Picos de Europa.




  
Bajamos entre brezos hacia el Collado de las Arenas, pegados a una alambrada ganadera y desde aquí al Collado Puercol (1.693 m.) En esta collada ya hay marcas blancas y amarillas de un PR. Las vistas desde aquí preciosas, hayedos y prados de altura, con unos colores muy llamativos.




Descendemos por senda para llegar  a las praderas de las Vegas de Valdevezón y ya por pista y tras cruzar el Rio Monasterio, por un precioso hayedo llegar a la Majada de la Vega de Brañagallones usadas para el pastoreo. Nos encontramos en la parte alta del valle, en un circo glaciar de gran amplitud, donde abundan los pastizales.






Desde aquí continuamos por una buena pista, un precioso mirador hacia el profundo valle del Rio Monasterio, con la encajada Foz de Retoyu, los hayedos de los Montes de Redes, y detrás con las cimas de la Peña del Viento (1.992 m.) y de el Pico Cascayon (1.951 m.), con varias Brañas en sus laderas.




Pasamos el túnel del Crestón y continuaremos con algún sube baja, entre hayas y el con profundo valle del Río Monasterio a nuestra izquierda, por buen camino, al encuentro con el Río Nalón en Bezanes, final de nuestro recorrido.







No hay comentarios:

Publicar un comentario