Splitboard: Alto de Salguerón y Pico La Mata

Ha  sido noticia en todos los telediarios y había que comprobarlo “in situ”. Y si, ha caído la mayor nevada que yo he conocido en el norte de León y Palencia, con mas de 1,5 m. de nieve en localidades que no superan los 1100 m. de desnivel sobre el mar.


Había que ser prudente, ya que las páginas especializadas anunciaban riesgo de aludes de Nivel 5, en una escala de 5, así que el máximo. Mucha cantidad de nieve, venteada de norte y sobre otra capa previa que ya estaba algo dura. Por lo que tuvimos que buscar, primero un sitio accesible sin problemas con los coches, si pudiera ser de una inclinación moderada que nos llevara deslizando hasta el coche y si pudiera ser con algo de bosque que evitara los temidos aludes.


Opciones… infinitas, la cordillera esta increíblemente petada de nieve polvo a cotas poco habituales lo que hace que cualquier cima se convierta en un espectacular descenso.

Optamos por ir por la carretera de Pajares (N-630) que sería la que mejor condiciones tuviera, y de fácil regreso para los compañeros de aventura que tenían que estar pronto en casa por compromisos familiares o de trabajo.

Y sin tener muy claro el objetivo final, estacionamos en el parking del “Ezequiel” en Villamanin. La carretera que va a Carmenes tenia nieve todavía y estaban trabajando las maquinas quitanieves. Decidimos acercarnos con el coche de los compañeros hasta Fontún de la Tercia, donde tuvimos problemas para aparcar, echándonos literalmente del aparcamiento del Bar-Restaurante que hay en la carretera.

Finalmente hicimos 2 pequeñas cimas el Alto de Salguerón (1.802 m.) y el Pico La Mata (1.443 m.), con 2 magníficos descensos sobre nieve polvo que hicieron que la adrenalina corriera a raudales.

COMO LLEGAR
Desde León por la N-630 en dirección al Puerto de Pajares, pasamos La Robla, La  Pola de Gordón,  y llegamos a Villamanín, a la altura del P.k. 99,5, está el Restaurante y Fabrica de Embutidos “Ezequiel”, junto a una gasolinera de Cepsa, con un amplio aparcamiento, bastante mermado por las nevadas. Aquí estacionamos nuestra furgo. Con otro vehículo continuamos  1 km por la LE-312 en dirección a Carmenes, hasta la primera localidad, Fontún de Arbas, desde donde iniciamos la ascensión.






LA RUTA



Iniciamos la ascensión sin destino fijo, en Fontún de la Tercia, queríamos ver el estado de la nieve y la carga de las palas de altitudes superiores. Y aunque por ganas nos hubiera gustado hacer el Fontún (1.955 m.) con una cargadísima y apetecible pala en su vertiente sur, decidimos ser prudentes y dejarlo para otro día, a partir de 1600 m. es fácil que haya un acumulación de nieve de mas de 3 m. y en las zonas venteadas de más de 5 m. 







Al final de la localidad de Fontún, junto a una nave ganadera, hay un pequeño puente que cruza el río Fontún. Ascendimos por nieve polvo y virgen que hacia que nos hundiéramos un poco mas de la cuenta en algún tramo. Por las laderas de la vertiente suroeste del Fontún, pasando junto a una nave ganadera de caballos hasta el Collado de Gete (1.599 m.). Según vamos ganando altura las vistas de la cordillera son imponentes, completamente cubierta de nieve, soñando con poder descender todas las laderas que se ven alrededor.





Desde el Collado ascendemos a nuestra derecha a la cima que llevamos viendo durante todo el recorrido, con un bonito bosque de pinos bastante dispersos que nos llama la atención. Es el Alto de Salguerón (1.802 m.), cuya cima has sido muy venteada y carece de nieve suficiente para llegar a la misma esquiando. Desde esta cima disfrutamos de unas magníficas vistas del Fontún en primer plano, y gran parte de la Cordillera y la meseta.







Iniciamos el descenso unos metros por debajo de la cima, una pala de nieve polvillo algo venteada, entre algún pino hasta la collada, y por el fondo del valle, disfrutando como enanos hasta que el desnivel de la ladera y la cantidad de nieve, al menos a mí con la tabla, hacia que me fuera imposible avanzar.




Emilio y Jorge tenían mas prisa que nosotros y descendieron todo el valle hasta Fontún. Willy y yo decidimos volver a subir, buscando otro descenso que nos llevara directamente a Villamanín, donde teníamos la furgo.

Tras cruzar el arroyo, con mas de 2 metros de nieve polvo, sufriendo para avanzar. Empezamos de nuevo la ascensión, en busca de un camino que recorría la ladera de orientación norte hasta unas antena, por unas pendientes moderadas de nieve polvo hasta que llegamos al camino que ya por una pendiente suave y  sin obstáculos nos llevo directamente entre pinares jóvenes hasta las antenas situadas en el Pico La Mata (1.443 m.).





Aquí dudábamos si tirarnos hacia el sur por unas laderas mas limpias de vegetación y que nos llevaban directamente a la N-630 o jugárnosla por el pinar de ejemplares grandes que había hacia el norte y que nos llevaba directamente a Villamanín. Nos la jugamos y triunfamos!! Un descenso salvaje!!! Nieve polvo entre pinos! A saco! Gritando sin parar para soltar la adrenalina que generaba, sensaciones que nunca había sentido en fuera de pistas, para acabar saliendo a una pala inmensa de nieve virgen hasta casi caer al río Fontún. INCREIBLE!! e INDESCRIPTIBLE!!




Y aunque la mejor opción hubiera sido ladear esta ultima ladera, ya que el puente que cruza el río Fontún esta bastante a la izquierda según bajamos. Lo que disfrute y el ansia por seguir bajando y bajando hizo que el retorno hasta el puente, pegados al río fuera bastante agotador e incluso peligroso por la orilla del río, sobre metro y pico de nieve polvo poco estable, sobre una ladera de roca, con bastantes posibilidades de haber caído al río… pero que solventamos sin problemas aunque bastante agotados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada