Splitboard: Pico de Pájara

Todos lo hemos oído y visto por la tele… “fuertes nevadas en la Cordillera Cantábrica y a cotas bajas…”. El Sábado finalmente parecía que daban bueno…”hay que ir... estas oportunidades no se pueden dejar perder…”.
Y si, la nevada espectacular… nieve en las cunetas desde antes de La Robla y cuanto más te acercabas al Puerto de Pajares, los espesores crecían, hasta llegar a cerca de un metro de nieve en la misma carretera.

El objetivo inicial el Pico Cellón (2.029 m.) para ascenderlo y descenderlo por varias de sus vertientes.
El día pintaba perfecto!, pero al llegar a Arbás del Puerto, el cielo esta completamente cubierto y nevusqueaba… y aunque tuvimos esperanza durante toda la mañana de que abriera, no fue así... cielo cubierto durante todo el día, visibilidad nula y algo de precipitación.

Aún así hicimos lo que pudimos, ascendiendo en 2 ocasiones al Pico la Pájara (2.003 m.). Y aunque pudo ser un día perfecto, se quedó en un día ”bueno”. En el que lo mejor fué la compañía, esta vez con Pilar y Jordi.




PICO DE PÁJARA (2.003 m.)

COMO LLEGAR
Desde León por la N-630 en dirección al Puerto de pajares, pasamos La Robla, La  Pola de Gordón, Villamanín, Busdongo, ya la altura del P.k. 88,5, entraremos en la pequeña localidad de  Arbás del Puerto, con la bonita Colegiata de Santa María de Arbás a la entrada del pueblo a la derecha, desde donde empezamos la ascensión.





LA RUTA
Comenzamos la ascensión desde la misma N-630, en la localidad de Arbás del Puerto a 1.360 m., junto a la Colegiata de Santa María de Arbás, con más de un metro de nieve desde la misma carretera.


Empezamos por una pista que se adentra en el Valle que forma el Arroyo de los Pozos, con pendientes suaves, mientras pasamos al lado de varias construcciones mineras abandonadas. Tras pasar la ultima de estas construcciones, el camino gana pendiente progresivamente, continuamos por el durante 2,6 km desde la carretera, hasta un pequeña represa de agua que nos encontramos de frente, a la altura de la Majada de los Pozos y que superamos por su lado derecho.


Abandonamos la pista y ascendemos por las laderas de nuestra derecha, en nuestro caso sin saber a donde íbamos, ya que no conocíamos la zona y la visibilidad era nula. Las palas de la derecha son cómodas y estaban cargadísimas de nieve, con pendientes suaves que te llevan hasta el cordal y así llegamos al punto mas alto de este lado del valle, que es el Pico de Pájara (2.003 m.) después de  640 metros de desnivel desde la Colegiata.


Nos hubiera gustado ir hasta el Pico Cellón, siguiendo el cordal y desde este bajar hacia Pendilla de Arbás para ascender de nuevo al Pico de Pájara y al Pico Llomba y hacer el descenso hasta la carretera, pero esta vez no pudo ser.



La nula visibilidad solo nos permitió tirarnos por una de las palas paralelas a las que habíamos ascendido y que nos adentró en el profundo valle hasta aparecer en la represa de agua.




Desde aquí decidimos ascender de nuevo, con la esperanza de que el día abriera, llegando de nuevo hasta el Pico de Pájara, y realizar el largo descenso hasta el coche. Al principio por otra de las anchas palas, con algo más de visibilidad hasta la represa y ya por el camino hasta la Colegiata de Santa María de Arbás. Un largo descenso que hasta las construcciones mineras tiene pendiente suficiente para disfrutar de él.




Así que nada, nos tocará volver otro día para disfrutar a tope de esta zona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario